Saltar al contenido

Encuesta realizada a 7.000 mujeres revela que sus esposos las estresan más que sus hijos

encuesta realizada a 7.000 mujeres revela que sus esposos las estresan más que sus hijos

Miles de mujeres casadas en Estados Unidos aseguran que el lidiar con sus esposos les es mucho peor que aguantar el peor berrinche y capricho de su hijo.


Miles de mujeres viven el día a día, con parejas muy poco colaboradoras y que solo les causan dolores de cabeza contante. Este hecho ha sido validado mediante una encuesta realizada a 7.000 mujeres, sin embargo, incluso problemas como este tienen solución, aunque no lo crean posible.

Esta realidad ha sido expuesta gracias a una encuesta realizada en los Estados Unidos. En la mayor parte del país, muchas mujeres compartieron el considerar a sus esposos cono el principal motivo de su estrés. En casos el estrés puede llegar a ser leve has poco, pero en otros niveles puede llegar a niveles insoportables. Muchas mujeres consideran que sus esposos y parejas son más estresantes que sus propios hijos.

Mi esposo, un hijo más

Una relación equilibrada y sana el esposo puede considerarse una bendición, un compañero que este con en nuestra vida nos ayude en nuestro día a día, alguien con quien enfrentar las metas de la vida. Aunque no siempre, no todos los esposos son iguales, para el pesar de muchas mujeres.

En ocasiones, las exigencias de los esposos o pareja, pueden llegar a ser un determinante para que terminen siendo más estresantes que el llanto o berrinche de un pequeño niño malcriado, e incluso hay muchas situaciones en donde los padres pretenden que sus exigencias estén por encima de las necesidades de los niños, causando aún más problemas conllevando a mas estrés en la esposa.

Te pudiera interesar: Guía de alimentación para bebe por edad mes a mes

Una encuesta, revela la realidad viven miles de parejas

En Estados Unidos, la revista “Today” realizó una encuesta a 7.000 madres para determinar los niveles de estrés colectivo presentes en las madres de dicho país y también conocer son los mayores factores causantes del estrés en las mujeres.

La encuesta indicó que un 46% de las mujeres madres estadounidenses consideran que el factor de mayor estrés en su vida no es ni más ni menos que su propio esposo o pareja. Aproximadamente la mitad de las madres estadounidenses los esposos la causa de mayor incremento de estrés que sus hijos.

¿Los esposos estresan? El problema es que no ayudan

El motivo de que miles de mujeres madres estadounidenses, consideren a sus los maridos estresan más que los hijos, aún más que sus hijos, es debido a que, en la gran mayoría de los casos, estos esposos no les ayudan en ninguna de las tareas diarias del hogar. El 75% de las encuestadas indicaron que, no reciben ayuda de sus esposos en la realización de las tareas domésticas.

Un número considerable de las mujeres encuestadas indicó frustración por este hecho, tal frustración incrementa considerablemente el estrés acumulado en las mujeres.

“Me siento emocional y físicamente agotada, cuando mi esposo llega del trabajo siento que inicia el turno del segundo trabajo del día para mí”.

¿No todos los hombres son perezosos?

A pesar de que muchos de los esposos son extremadamente perezosos, sigue y seguirá habiendo hombres que sí estarán a dispuestos a ayudar, ya sea en los deberes del hogar y los cuidados de los niños.

El secreto del éxito luego del matrimonio, simplemente es no dejar en ningún momento que la pareja se acostumbre a no hacer nada o a hacer poco, deben organizar deberes compartidos tanto en la casa como en los cuidados de los hijos.

Te pudiera interesar: Alergia alimentaria, podría mi hijo tener alergias

Un hombre colaborador en las tareas del hogar seguramente será un buen esposo, compañero y padre maravilloso. Debemos recordar que ambas partes trabajen lo mismo, al formar una familia es necesario colaboración mutua, si uno trabaja más que el otro, las cosas comenzarán gradualmente a desmoronarse.

La mejor solución siempre se encontrará charlando

Si tu esposo no ayuda en casa, sin ninguna duda alguna, tienes que lanzarte a la tarea ardua de convencerlo de tomar parte de las tareas del hogar. Logrando de esta manera un equilibrio en ambas partes de la relación, tengan una conversación tranquila y sincera con él (los hijos, mándenlos con los abuelos o cuando estén dormidos para que no presencien la conversación). En este momento es cuando deben conversar, tratar los puntos de debilidad en la relación, convivencia que afectan la estabilidad como son el reparto de los deberes, obligaciones y responsabilidades en partes iguales de mutuo acuerdo.